Huelga en Amazon España: una mayoría de los trabajadores de San Fernando se revela contra la empresa

Mayoría aplastante de los trabajadores de Amazon para ir a la huelga. Los empleados del centro que la compañía tiene en San Fernando de Henares (Madrid) -el primero que abrió la multinacional en España- celebraron durante todo el jueves y la madrugada del viernes una asamblea general ante la inminente rebaja de sus condiciones laborales. El recuento, que ha terminado esta mañana a las 8:30, ha quedado de la siguiente manera: tres cuartas partes han votado que irán a la huelga. La participación también ha sido todo un éxito: el 74% de la plantilla, compuesta por 1.100 empleados fijos, ha votado en esta asamblea. Ahora toca el turno al Comité de Empresa para que se reúna y decida las fechas concretas.

La decisión llega después de más de un año negociando la actualización de su convenio laboral (propio del centro, con mejores condiciones que el convenio sectorial), que caducó el 31 de diciembre de 2016 y fueron prorrogando, a falta de acuerdos, hasta este 1 de marzo. Ese día la empresa comunicó que prorrogaba de forma unilateral el convenio actual un mes más. Pero al ser una decisión unilateral, las “cláusulas de paz social” dejan de tener validez, así que los trabajadores han votado que pararán sin riesgo a que se considere “mala fe”.

Centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid)

Según los sindicatos, Amazon considera que los empleados abusan del complemento y quiere reducirlo al 50%. “Dicen que la gente se pone mala porque tiene este complemento”, afirman desde CCOO. “Ahí además están llamando mentirosos a los médicos”.

En cualquier caso, adelantan, con el cambio convenio aumentarán los índices de enfermedades laborales. “La gente sí subirá a Recursos Humanos a pedir el cambio de contingencias para que su baja se considere enfermedad laboral y esté protegida desde el primer día”

Salarios congelados para los especialistas

Al aplicar el convenio sectorial, los salarios de varias de las categorías profesionales se verían rebajados entre 2.000 y 4.500 euros anuales. “Hay una categoría de especialistas que se elimina. La empresa quiere abaratar esas funciones. A los que ya están contratados así no puede, pero a los nuevos sí”, afirma uno de los delegados sindicales. “Había dos formas de negociar: o sobre el convenio actual o sobre el sectorial, intentando mantener o mejorar las condiciones. La empresa ha ido al sectorial. Y su propuesta las rebaja”.

De los 2.000 trabajadores que hay en el almacén, unos 800 son temporales.

El único punto en el que los sindicatos ven positiva la implantación del convenio sectorial es la temporalidad. Debido a sus altos picos de demanda, el almacén de San Fernando contrata a muchos trabajadores a través de ETT: los llamados ‘green’, identificados con una tarjeta verde, que renuevan su contrato cada semana. De los 2.000 trabajadores que hay en el almacén, unos 800 son temporales. Los sindicatos aseguran que, durante los meses de negociaciones, éste era uno de los puntos que querían atajar, pero que la implantación del convenio sectorial lo subsana.

El convenio sectorial pone freno a la temporalidad, porque especifica que la empresa no puede tener más del 25% de trabajadores temporales. Yendo a ese formato, se solucionaría ese problema”. Si más del 25% de los trabajadores de todo el año son temporales, la empresa tendría que hacer fijos a tantos como necesitara para no sobrepasar esa cifra.

Amazon trató de influir en la decisión

La única explicación que ofrecen desde Amazon es que su remuneración “se encuentra en el alto rango del sector logístico” y que sus empleados “cuentan con un completo paquete de beneficios que incluye seguro médico privado, plan de pensiones de empresa, seguro de vida y descuentos”.

La mitad de la gente está harta y la otra tiene miedo.

Con todo, el día antes de la asamblea general la empresa trató de influir en la decisión de los trabajadores convocando charlas “amigables y de preocupación” con los trabajadores. Pero el efecto ha sido nulo. “La mitad de la gente está harta y la otra tiene miedo”, concluyen fuentes de CGT. “Y encima con el espectáculo del miércoles, subiendo a los trabajadores de 30 en 30 para influir en la asamblea… Yo eso no sé si se ha hecho en alguna otra empresa. Fue un esperpento y tuvo efecto rebote: la gente, claro, desconfía”.

Palabras clave: FedEx Express, TNT, Temperatura controlada

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Blog

Supply Chain

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Cómo podemos ayudarte?

Formación Lean / Six Sigma para empresas

Certificado y validado por AENOR